1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

El Registro de Mediación Familiar cuenta con más de 120 profesionales para prevenir y solucionar conflictos

PDF Imprimir E-mail

Lunes, 21 de Septiembre de 2015 18:51

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega El Registro de Mediación Familiar de Jaén cuenta con más de 120 profesionales inscritos para la prevención y solución de conflictos en el ámbito familiar e intergeneracional.

La Asociación Galega de Pais e Nais Separados aspira a impulsar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que dé como resultado la aprobación de una Ley de Corresponsabilidad Parental como la que ya existe en País Vasco, Valencia, Cataluña, Aragón y Navarra. "Comparando resultados de custodia compartida en lugares donde ya tienen legislación, van por el 30% mientras que en Galicia no llegamos al 10%", ha señalado el presidente de la Asociación, Lois Toirán.

El Registro de Mediación Familiar de Jaén cuenta con más de 120 profesionales inscritos para la prevención y solución de conflictos en el ámbito familiar e intergeneracional.

El 22 de mayo de 2013 entraron en vigor las órdenes por las que se establecieron la formación específica de las personas mediadoras, las tarifas aplicables en los supuestos de mediación gratuita y el sistema de turnos, así como los modelos de solicitud relacionados con la inscripción en el registro, la designación de persona mediadora y de mediación gratuita.

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, ha explicado este jueves en una nota que se trata de un servicio que la Junta de Andalucía pone a disposición de la ciudadanía y entre sus objetivos está el de "mejorar el acceso a la mediación, facilitando la publicidad y transparencia en ella, ofreciendo datos sobre las personas mediadoras inscritas para su elección por parte de las personas interesadas".

El Registro, adscrito a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, constituye un procedimiento extrajudicial para la gestión de conflictos no violentos y ayuda a mejorar o restablecer las relaciones en el ámbito familiar e intergeneracional.

El servicio incluye un sistema de turnos para atender aquellos casos que cumplan los requisitos establecidos para beneficiarse de la gratuidad del servicio o cuando las partes en conflicto no se pongan de acuerdo en la elección de la persona mediadora.

"Pueden acogerse voluntariamente a un proceso de mediación familiar las partes en conflicto que sean personas casadas, parejas de hecho, parejas sin vínculo conyugal pero con hijos e hijas comunes y familiares hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad", ha comentado Vega. También está abierto a personas adoptadas o acogidas y a sus familias biológicas, adoptivas o acogedoras, así como a aquellas personas que ejercen la tutela sobre menores o sobre personas en situación de dependencia.

Los ciudadanos que precisen hacer uso de este servicio pueden informarse en la web de la Consejería, en el apartado 'Infancia y Familias', www.juntadeandalucia.es/organismos/igualdadypoliticassociales/areas.html

Entre los conflictos que pueden ser objeto de mediación familiar figuran los relativos a los procedimientos de nulidad matrimonial, separaciones, divorcios o disoluciones de parejas de hecho; los derivados del régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos; cuestiones relativas al derecho de alimentos y cuidado de personas en situaciones de dependencia; relaciones de menores con sus parientes, personas tutoras o guardadoras y ejercicio de la patria potestad o tutela.

La mediación familiar, no obstante, queda expresamente excluida en situaciones en las que exista violencia o maltrato sobre la pareja, hijos e hijas o cualquier otro miembro de la familia.

Dentro de la vertiente preventiva de las políticas que desarrolla la Consejería en relación a las familias, la mediación familiar constituye una buena herramienta de aprendizaje para la gestión de los conflictos por parte de aquellas personas que voluntariamente accedan a este tipo de servicios, permitiendo alcanzar soluciones consensuadas y por sí mismas como protagonistas del proceso de mediación.

Personas mediadoras

Las personas que deseen acceder al Registro de Mediación Familiar deberán estar en posesión de una titulación universitaria, título de grado o de formación profesional superior, así como contar con la formación específica necesaria para desarrollar esta labor.

La profesionalización y consolidación de la figura del mediador familiar a través de una formación homogénea y adecuada para el desempeño de sus funciones es uno de los objetivos de este nuevo sistema. Otra de las metas que se busca es que las actuaciones de mediación familiar se desarrollen con plenas garantías, no sólo para los usuarios de la mediación, sino también para los profesionales que ofrecen este servicio público de la Junta.

Si bien en Andalucía existe una amplia trayectoria en la apuesta por la mediación familiar, teniendo en cuenta que desde 2001 y hasta 2013 la Junta desarrollaba programas de mediación familiar e intergeneracional a través de entidades colaboradoras que actuaban en cada una de las capitales de las provincia, desde junio de 2013, la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales vertebra esta actividad a través del Registro de Mediación Familiar de Andalucía para lograr una mayor cercanía a las personas usuarias.

 

 

Fuente: http://www.20minutos.es/